Datos Básicos: Un grupo de 15 valientes desafiaron a las condiciones meteorológicas y decidieron comenzar una ruta que al principio no tenía visos de llegar a su fin con éxito. Finalmente el cielo abrió y se pudo terminar la ruta como se había planificado. La duración de la ruta fue de unas 8 horas aproximadamente.

 

Crónica: El día comenzó con la preocupación de todos por las condiciones climatológicas que podían acaecer en el desarrollo de la ruta. Las previsiones no eran nada halagüeñas y se cumplieron nada más bajar de los coches. Comenzó a llover de manera copiosa e hizo que el grupo comenzara la ruta sin premura. La lluvia arreciaba y el viento hacía todavía más incómoda la ascensión.
La organización de la ruta decidió en Cantocochino que si continuaba lloviendo al llegar al refugio Giner de los Ríos, la ruta finalizaría en ese punto y se daría la vuelta. El destino tenía preparada una sorpresa y es que al llegar al refugio, dejó de llover por lo que se pudo continuar la ruta. Eso no impidió que el frío siguiera azotando a los participantes que se decidieron a realizar la ruta. En el descanso de la comida, se estipularon 30 minutos para comer y descansar, pero no fue necesario apurarlos, ya que los componentes del grupo debido al frío decidieron reducir el tiempo casi a la mitad y continuar la marcha para no quedarse más del tiempo estrictamente necesario. Al final, el día aclaró y según se iba bajando el viento iba calmando, lo que animó a los participantes a disfrutar del entorno y las vistas.
Sin duda una ruta para contar a las siguientes generaciones.

La Pedriza