Datos Básicos:
Longitud: 18 km.
Duración: 7 horas.
Desnivel: 750 m.
Punto y hora de Inicio: Aparcamiento la Casa Rural “La Cabrera” 45130 Los Navalucillos, Toledo, a las 9:30.
Participantes: 9. 6 socios y 3 no socios. A destacar la presencia de Julián que con sus 11 años ya es todo un experto senderista.

Crónica: Una vez reunidos en el punto de partida, se procedió a explicar el itinerario a seguir y con buena temperatura, se inició el camino, transitando unos metros por la carretera, hasta tomar el camino que conduce al Collado de los Asnos, que discurre paralelo al Arroyo del Castaño, que debido a las últimas lluvias, llevaba agua y su rumor acompañó al grupo durante los primeros kilómetros del recorrido.
La mañana era agradable y el camino discurría entre pinares con suave pendiente, lo que permitió recorrer los primeros kilómetros sin gran dificultad, hasta alcanzar una hermosa pradera, donde se realizó la primera parada para retomar fuerzas.
Tras este avituallamiento, se continuó por el amplio camino que continuaba en ascenso hasta alcanzar un cortafuegos que llevaba al Collado de los Asnos, donde se hizo una breve parada para reagruparse, ajustar la ropa y hacer unas fotos.
Desde aquí se inició el breve, pero intenso ascenso del Pico Aljibes 1224m, donde tras un pequeño descanso en el mirador de la caseta de vigilancia de incendios, se procedió a la realización de la foto del grupo con la bandera del club.
Desde la cima del Aljibes, las vistas eran inmejorables, pudiéndose apreciar con claridad las cimas más importantes de los montes de Toledo: el Moradas al Sur, el Atalayón al Sur Oeste, el Carquesales al Norte, la Sierra de la Botija al Este y la Sierra Fría y el Rocigalgo al Sur Este.
Siguiendo el camino hacia el Este, aparecía amenazadora como un obstáculo infranqueable la Sierra del Castillazo, que se ascendió por un cortafuegos de gran pendiente que salvaba unos 175 m de desnivel y que el grupo subió con notable esfuerzo, hasta llegar al Risco del Castillazo, que con sus 1249 m, era el punto más alto de la ruta.
Aquí, al abrigo de las rocas, se hizo la parada para comer y se hicieron las ya acostumbradas fotos del bota-call, antes de proceder a retomar el camino.
En esta zona alta de la sierra, el sendero se difuminaba entre las rocas y las jaras, haciendo difícil el descenso hasta alcanzar el Collado de Valdecasar, donde se retomó el camino que tras una última cuesta para rodear el Pico de la Parrilla, descendía de forma vertiginosa hasta las inmediaciones de la carretera CM-4155. Este descenso, se hizo complicado no solo por la pendiente, sino también por lo pedregoso e inestable del terreno, lo que unido al cansancio acumulado, fue el duro colofón de la ruta, que finalizaba con un tramo paralelo a la carretera hasta alcanzar el punto de partida.
Una vez recuperados del esfuerzo, el grupo finalizó la jornada con las cervezas acostumbradas en la terraza de la Casa Rural La Cabrera, disfrutando de una temperatura y conversación agradables.

Ruta CXXXV: Sierra del Castillazo – Pico Aljibes