Datos Básicos:
Longitud: 12 km
Desnivel: 400 m
Duración: 4 horas y 15 minutos.
Punto y hora de inicio: 09:30 horas en el aparcamiento de la presa del Pontón de la Oliva, en Patones.
Participantes: 7 socios y 2 no socios.

Crónica: Una vez reunidos los miembros del grupo en el punto de inicio, de la presa del Pontón de la Oliva, en Patones, se entregaron algunas licencias federativas que ya estaban disponibles para los socios que las habían solicitado. A continuación, se explicó cómo iba a ser la ruta y que la única dificultad que tendría sería la fuerte pendiente de bajada que el grupo se encontraría en la parte final.
Nada más iniciar la ruta enseguida se llego a los restos de la ermita de Nuestra Señora de la Oliva, la cual se visitó rápidamente, y a continuación se visitó a la presa del Pontón de la Oliva, lugar donde se hizo una parada un poco más larga y las primeras fotos de la jornada.
Después de estar un rato viendo la presa, se descendió por una escalera hasta la altura del río Lozoya y se continuó andando por una carretera que enlaza con una pista, la cual se seguiría durante la mayor parte de la ruta. Gracias a las zetas iniciales se empezó a ganar altura muy rápidamente y al poco tiempo se llego a una zona que ofrecía unas vistas espectaculares del del valle que lleva a la presa.
Tras otra breve parada para hacer alguna que otra foto, se continuó andando por la pista durante un buen rato, algo que no presentó ninguna dificultad. Algo mas adelante, se tomó una senda bastante cómoda que salía a mano derecha y con la cual se volvió a ganar altura nuevamente hasta llegar al Cerro de Mingo Negro. A partir de ese momento, se tomó otro camino que también salía a mano derecha y que llevó al grupo directamente hasta Las Cárcavas.
Una vez estando en Las Cárcavas se hizo una parada más prolongada para almorzar y hacer unas cuantas fotos de un lugar tan espectacular como ese. Después de la parada se retomó el camino, no sin antes hacer la ya típica foto de grupo con la bandera para dejar constancia de que el club había estado allí. A continuación, tan solo faltaba bajar con cuidado por el camino con la fuerte pendiente que se había comentado al inicio de la jornada, pero el grupo pudo superarlo sin ninguna dificultad.
Al llegar a la altura de la base de la presa se hizo la última parada del día, en la que también se realizaron las últimas fotos de la jornada y donde un par de miembros del grupo aprovecharon para remojarse los pies. Para finalizar, se fue hasta un bar que se encontraba en el cercano pueblo de Patones para dar por concluido el día mientras se comía algo acompañado de unas cervecitas.

CXXXIII Ruta – Pontón de la Oliva y Las Cárcavas